Master Agroalimentario (MGEA)


Logotipo Nebrija Business School

¿Por qué no haces la compra online, cariño?

10 julio, 2018

¿Por qué no haces la compra online, cariño?

En nuestra firma invitada de hoy contamos con la participación de la profesora María Puelles.

Nota de la autora: Esta entrada, a pesar de estar redactada en un estilo literario informal, pretende recoger y poner en evidencia los principales motivos por los que, a pesar del rápido auge del comercio electrónico en muchas categorías de productos, el de los de alimentación y hogar no termina de despegar. Las razones expuestas están fundamentadas en los más actuales estudios y datos sobre el tema.

¿A cuantas mujeres nos han hecho esta pregunta? Trabajamos en una empresa, tenemos familia, nos ocupamos de la intendencia del hogar casi siempre, y nos gustaría poder disfrutar de algo de tiempo de ocio, si fuera posible. Vamos, que somos el prototipo de persona a la que le vendría de perlas hacer la compra online, en lugar de ir a la tienda dos o más veces cada semana.

Volvemos cansadas, y vemos que falta aceite de oliva para la ensalada, que alguien se ha bebido el gazpacho que teníamos previsto para la cena, y que ya no hay papel higiénico en el armario para reponer. Y, a todo esto ¿qué comemos mañana?, porque hay que alimentarse bien, la salud es lo primero, y más la de nuestros hijos. Y, claro, nos ponemos de mal humor y se nota. En ese momento nos dicen: “Pero, cariño; ¿Por qué no haces la compra online?”

¿Y por qué no hacemos la compra online?

Antes de seguir, quiero pedir disculpas a los hombres que se ocupan de estas tareas de abastecimiento del hogar, y aprovecho para enviarles mis más sinceras felicitaciones y agradecimiento, pero tengo que explicar que esta carta está escrita desde la perspectiva de una persona prototipo de cliente online de alimentación y hogar. Los estudios nos dibujan ese perfil: las mujeres, con una edad de entre 40 y 50 años, trabajadoras fuera del hogar, con pareja e hijos, son las personas que, actualmente, más utilizan la cibercompra. Y hay muchísimas mujeres en esa situación, y también montones de hombres, pero lo raro es que casi nadie (tan solo un escaso 1%) utiliza esta posibilidad en exclusiva.

Veamos, ¿qué ventajas tiene la compra online para los consumidores?

Ahorramos tiempo en ir y venir a, y de, la tienda, además del que pasamos en la misma seleccionando, sacando y volviendo a meter los productos en el carrito, y luego en el coche, transporte público o a pie hasta casa…

Nos ahorramos también las colas en las cajas, el peso de muchos productos y el rali por los pasillos del súper, esquivando a otros clientes.

Ahorramos en dinero, porque somos muy caprichosos, y en la tienda se nos ocurre que quizá faltaba en casa algo que no está en la lista, o cogemos unas patatitas fritas de esas  tan ricas, o una nueva hidratante corporal que huele genial. Pero en la compra online no nos exponemos a tantas tentaciones, y no podemos tocar ni oler, así que incluimos menos cosas en el carrito virtual, y nos sale el total más económico.

Además, qué bueno es que nos lleven a casa la compra cuando llegamos o cuando podemos. Tras el trabajo, no apetece demasiado ir a al súper, y si poder disponer de un rato de ocio, de tranquilidad, o para hacer otras tareas.

“Pues, entonces no lo entiendo, cariño. Todo son ventajas, y tú sigues empeñada en que vayamos a la tienda” Y tiene razón. Pero ¿por qué ese empeño irracional? ¿O es que no es tan irracional?

Pues ¿sabes por qué no, Pepe? Porque la planificación exhaustiva del hogar no es lo mío (que ya me esfuerzo bastante en el trabajo, y no soy una máquina), porque es una utopía. Siempre falta algo, y no nos damos cuenta hasta que ocurre. Porque no me apetece que otras personas elijan por mí la merluza o la carne, y menos la fruta ¡que no me fio! Y, además, no sé lo que voy a comprar de frescos hasta que nos los veo y me llaman la atención por su aspecto y su precio. Vamos, que, al final, siempre tengo que ir al súper a comprar lo de la nevera, aunque hagamos la compra por Internet. Menos mal que tenemos muchas tiendas cerca de casa, y eso lo hace más fácil.

De todas formas, algo de razón tienes. Si te parece, lo que vamos a hacer es una compra semanal por Internet de las cosas que necesitamos de limpieza y aseo, de lo que no necesita frío (ya sabes: la leche, harina, pasta, refrescos y las cervecitas), y así solo tenemos que ocuparnos de comprar los frescos en el super ¡Qué buena idea has tenido! Y ahora, a comprar el pollo y los tomates…

 

 

 

 

 

 

Organizadores

  • Fundación LAFER

Patrocinadores

  • AENOR
  • Calidad Pascual
  • Foro Interalimentario
  • Unilever
  • Banco Santander
  • Grupo Fertiberia

Colaboradores

  • Vitartis
  • Cámara de Comercio de España
  • Asedas
  • Aseacam
  • ASAJA
  • Cooperativas Agro-alimentarias de España
  • ORGANIZACIÓN COLEGIAL VETERINARIA
  • ASINCA
  • Veterindustria
  • Junta de Extremadura
  • Asociación ALCYTA
  • Fundación CESFAC
  • Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas
  • Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Técnicos Agrícolas de España
  • Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Agronomos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies