Master Agroalimentario (MGEA)


Logotipo Nebrija Business School

Rafael del Rey, Director del OeMv: «El nivel de profesionalización del sector del vino es muy alto, pero aún puede mejorar y necesita esfuerzo»

22 abril, 2014
22 abril, 2014 by MGEA in Actualidad, Blog, Noticias with 0 Comments

Rafael del Rey, Director del OeMv: «El nivel de profesionalización del sector del vino es muy alto, pero aún puede mejorar y necesita esfuerzo»

Después de haber descansado como es debido en Semana Santa, en el blog del Máster en Gestión de Empresas Agroalimentarias (MGEA), nos hemos puesto las pilas con una nueva entrevista. En esta ocasión, Rafael del Rey, Director del Observatorio Español del Mercado del Vino, nos cuenta sobre el sector vitivinícola, las diferentes posibilidades de futuro y la situación actual que atraviesa el mundo bodeguero en nuestro país.

1. Parece que la internacionalización es hoy por hoy el objetivo prioritario, ¿qué mercados presentan un mayor potencial para nuestros vinos?
Sin duda el vino español se ha internacionalizado de un forma asombrosa. Por sus condiciones, su experiencia previa en los mercados, su calidad, su competitividad y, más recientemente, por la necesidad de muchas empresas de buscar fuera un consumo que caía dentro de España. El proceso de expansión internacional ha sido extraordinario en los últimos años, llegando a exportar más del doble de lo que consumimos y está siendo un proceso diversificado.

Han empezado a salir a vender fuera muchas bodegas españolas, de todos los tamaños, de todas las regiones y de todas las edades. Mayoritariamente, aun, hacia Europa, donde todavía vendemos más de dos tercios del valor total de nuestros vinos exportados y algo más de las tres cuartas partes del volumen. Pero crecientemente hacia nuevos destinos, en los que el consumo y la importación de vino aumentan más sólidamente. Todo Norteamérica, incluyendo tanto a EEUU como a Canadá y México, son destinos de rápida expansión, gran potencial aún y donde nuestras empresas están progresando mucho en los últimos años. Extremo Oriente, con China, pero también, Japón, Corea del Sur y, en menor medida Singapur y Hong Kong son destinos cada vez más importantes para nuestros vinos, pero donde todavía hay mucho recorrido. Sin olvidarnos de otros mercados aun pequeños pero donde los vinos españoles tienen un gran potencial de crecimiento como son algunos países africanos y alguno sudamericano como Brasil, pese a la dura competencia de Chile y Argentina.

2. ¿Cuál es el nivel de calidad más demandado a nivel internacional de entre los vinos españoles?
En los mercados internacionales para los vinos españoles hay que distinguir claramente, en primer lugar, la venta de embotellados de las ventas de vino a granel, particularmente las que realizamos a otros países productores. Del total de los 2.062 millones de litros que vendimos en 2012, 660 millones, casi una tercera parte, fueron vinos a granel a Francia, Alemania, Italia y Portugal. Descontando estos “suministros” a otros países productores y fijándonos en el valor de las ventas, que es mucho más relevante, casi dos tercios de los 2.500 millones de euros vendidos el pasado año fueron vinos con denominación de origen, tanto tranquilos como cavas y vinos generosos con DOP, mientras que otro 18% del total fueron vinos envasados sin DOP. Son, por lo tanto, los vinos tintos y en menor medida blancos y rosados, los espumosos y nuestros vinos generosos como los de Jerez y Montilla-Moriles, los más demandados por nuestros principales clientes internacionales que, en términos de valor, son Alemania, Reino Unido y EEUU. Dentro de estos tipos de vinos, España es particularmente competitiva en segmentos relativamente económicos y precisamente ahí es donde se vienen haciendo los mayores esfuerzos en los últimos años, intentado propiciar más ventas en segmentos de precios medios más elevados y normalmente asociados con mejor imagen.

3. ¿Qué opinión te merece el papel de las DO en cuanto al posicionamiento de los vinos españoles tanto dentro como fuera de nuestro país?
Como garantía de origen y exigencia de unas calidades mínimas homogéneas, las denominaciones de origen tienen un papel extraordinariamente importante. Como también lo tienen a la hora de promocionar los vinos, orientar a los productores y bodegas y ayudarles en sus primeros pasos de internacionalización.

Por otra parte y desde un punto de vista de imagen, las denominaciones de origen protegidas de los vinos españoles son instrumentos extraordinariamente potentes para las ventas entre los consumidores españoles y los extranjeros que mejor conocen España como país productor de vinos. El consumidor español quiere, mayoritariamente, saber de dónde viene el vino; aprecia y tiene confianza en nuestras DOPs y las valora, por lo que es un instrumento esencial para la venta de vino en España.

En el extranjero, el consumidor experto británico, suizo o sueco, algunos compradores de vinos norteamericanos, japoneses y de otras nacionalidades, saben muy bien cuáles son nuestras DOPs y demandan sus vinos. Pero no son indicaciones muchas veces conocidas, y por lo tanto demandadas, por el consumidor extranjero medio o menos avezado, que busca mayor simplicidad y, sobre todo, precio. Y debemos ser conscientes de que el mercado es algo muy diversificado, con distintos segmentos de precio, distintas calidades, distintos niveles de competencia e incluso con clientes que buscan vinos diferentes para distintas ocasiones de consumo. Y no todos los vinos sirven igual para todos estos segmentos de mercado, por lo que son frecuentes las carteras de producto cada vez más diversificadas. Algunos expertos mencionaban recientemente que el segmento premium de vinos en el mundo, donde los vinos con DOP españoles pueden jugar un papel muy relevante, representa apenas un 25% del total del consumo, con un porcentaje todavía muy elevado de consumidores que buscan disfrutar del vino, a precio económico y pese a no saber mucho de él. Simplificando, podríamos decir que, como regla general con alguna notable excepción, las DOPs son instrumentos de venta muy útiles en relación inversamente proporcional a la distancia a la que se encuentra el cliente. Y, en general, en los mercados mundiales, muchos profesionales del sector coinciden en que resulta necesario amparar todos nuestros vinos bajo una imagen potente de vinos de España que esté asociada a calidad, profesionalidad y buenas marcas.

4. ¿Cómo crees que se puede fomentar el acercamiento de públicos más jóvenes a la cultura del vino?
Simplificando los mensajes, mostrando que hay todo un recorrido para poder disfrutar de un vino, desde el “tinto de verano” o “chato” más sencillo y fácil de tomar, hasta los grandes vinos para muy expertos; un vino para cada consumidor y para cada momento. Un vino del que se puede disfrutar sabiendo o sin saber. Y eso es comunicación.
Innovando. Permitiendo nuevas experiencias en cuanto a envases, imagen y posiblemente sabores – incluyendo vinos de baja graduación – así como en las formas de tomar el vino. Mujeres y jóvenes pueden ser consumidores menos cohibidos por las costumbres y, por lo tanto, más abiertos a nuevas experiencias.

Favoreciendo precios asequibles tanto en alimentación como, sobre todo, en restauración, donde puede haber vinos también por debajo de los 10€ de muy buena calidad (como se encuentran en el supermercado, con el lógico aumento por servicio).

Al final y como ya está pasando en muchos otros países, el vino se volverá a poner de moda entre los jóvenes españoles y seguramente empezando por las chicas, que encontrarán en él una bebida agradable, elegante, fácil de disfrutar y a buenos precios.

5. ¿Qué opinión te merece la compra de alguna bodega por parte de países que no cuentan con una cultura vinícola tan extendida?
España es líder mundial en superficie y, en este año, posiblemente también en cuanto a producción. Y nuestra vocación es la de ser líderes mundiales en exportaciones y, cada vez más, en imagen, prestigio y valor de los vinos. En estas condiciones es normal y favorecedor atraer inversiones extranjeras. Si por todos estos motivos, empresas extranjeras de cualquier país, y particularmente de aquellos donde más pueda crecer el consumo, deciden invertir en bodegas españolas, en hacer vino de nuestra tierra y comprar nuestras uvas, será porque le ven un potencial y ayudaran a su mejor comercialización. Comercialización es precisamente lo que más necesita el vino español y, para mejorarla, particularmente en imagen, valor y prestigio de nuestras marcas, las inversiones, vengan de donde vengan, ayudan.

6. Según tu opinión, ¿hay aspectos que se deberían fortalecer en cuestiones como formación o I+D+I para reforzar la competitividad del sector vitivinícola?
Sin duda. Siempre hay campo de mejora en formación, investigación y desarrollo, así como en innovación. Aunque el del vino sea precisamente un sector en el que estos aspectos se han desarrollado muchísimo en los últimos años. Se ha invertido mucho en la mejora de nuestros viñedos y ello es gracias a magnificas empresas y profesionales expertos en viticultura. Se ha invertido enormemente en enología, en la elaboración de nuestros vinos, en laboratorios y en técnicas para hacer y envejecer vinos de gran calidad y adaptados a las necesidades de los mercados. Y se está invirtiendo cada vez más, ahora, en comercialización, que también requiere de muy buenos expertos y profesionales. Quizás sea éste, el de la comercialización, el marketing y la comunicación el segmento de nuestra cadena de valor más necesitado en estos momentos de mayores inversiones. No basta con hacer muy buenos vinos; hay que venderlos. Y eso requiere profesionales, idiomas, viajes, expertos en marketing, diseño y comunicación y mucha información de mercado para mirar con lupa y seguir de cerca lo que necesitan nuestros clientes y nuestros consumidores. El nivel de profesionalidad en el sector del vino español es muy alto, pero aún puede mejorar y necesita esfuerzo para mantenerlo en un alto nivel.

Como ya sabréis, Rafael del Rey forma parte de nuestro claustro dentro del Máster de Gestión de Empresas Agroalimentarias (MGEA) y se encarga de impartir el módulo dedicado a la gestión de calidad en productos y procesos.

Tagged → , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Organizadores

  • Fundación LAFER

Apoyos:

  • AENOR
  • Calidad Pascual
  • Foro Interalimentario
  • Unilever
  • Banco Santander
  • Grupo Fertiberia

Colaboradores:

  • Lacteas del Jarama
  • Avilagro
  • Vitartis
  • Cámara de Comercio de España
  • Asedas
  • Aseacam
  • ASAJA
  • Cooperativas Agro-alimentarias de España
  • ORGANIZACIÓN COLEGIAL VETERINARIA
  • ASINCA
  • Veterindustria
  • Junta de Extremadura
  • Asociación ALCYTA
  • Fundación CESFAC
  • Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies